UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

miércoles, 14 de diciembre de 2016

¿Y SI NOS FORMÁSEMOS DESDE LAS BUENAS PRÁCTICAS Y NO DESDE LO QUE SE PUEDE HACER?

Normalmente, cuando acudo a realizar formación, debo desplazarme a un CIFE o a algún sitio fuera de mi lugar de trabajo, que es el colegio. Además, las condiciones se asemejan muy poco a la realidad de mi centro, dispongo de una velocidad de conexión decente, y los equipos, sin ser nada del otro mundo, no están mal, nada que ver con los prehistóricos que debo utilizar en mi escuela, a pesar del esfuerzo del coordinador de nuevas tecnologías en repararlos e intentar que tengamos acceso decente  a la red, posibilitando que la realidad de medios sea lo más parecida posible a la que sería normal.
Sin embargo, no quiero hablar de medios, creo que en el hecho educativo no es lo más importante ni remotamente.  Acudo entonces a un evento de formación, y  suelo encontrar a un ponente que se ha preparado con esfuerzo el tema que va a exponer, lo domina,  es capaz de solucionar las dudas que se le van a plantear. Comienza su exposición y nos habla de LO QUE PUEDE HACERSE en el aula con la metodología o la aplicación que nos propone.
Casi siempre se realiza sobre situaciones utópicas, puede que nos ponga imágenes de como lo ha desarrollado en un aula, y si tenemos suerte, nos pondrá un video de dicha actividad. Pero es  siempre un video grabado de forma puntual, con los beneficios de tener preparada la situación para poder salvar cualquier coyuntura que pueda aparecer. Está bien, podré, sin duda, adaptar lo propuesto para desarrollarlo en mi actividad profesional. A la hora de llevarlo a cabo, empezarán losproblemas, no siempre será posible, y muchas veces, será tal el esfuerzo de adaptación de las condiciones en las que me desenvuelvo, que acabaré por dejarlo pasar y volver a la rutina diaria. Seguramente podré convencerme de los beneficios de la metodología en la que he querido formarme, pero con mucha probabilidad no lograré entusiasmarme. 
Sería diferente si lo que obtuviese en la formación fuera LO QUE SE HACE. Si el ponente, en lugar de darme argumentos técnicos y pedagógicos, que son importantes, pero menos, me ofreciese en vivo y en directo los resultados que ha obtenido él/ella en su aula. Si pudiese ver en directo como aplica la metodología propuesta, si pudiese comprobar en primera persona si la misma mejora el aprendizaje de los alumnos/as. Si la formación pudiese ser de inmersión, directamente en la realidad en la  que queremos y debemos trabajar. Esa sería una formación mucho más provechosa.
Sé que podemos pensar que no es posible, que no podemos liberar a los docentes en horario lectivo para que acudan en masa a presenciar la labor de un compañero/a. Es cierto en parte, es muy caro, y a lo mejor no es asumible. Poder, podría hacerse, habría que acudir en grupos reducidos a presenciar dicha labor, pero caro seguiría siendo. Seamos entonces imaginativos, soluciones las hay, y fuera del horario lectivo. La tecnología evoluciona a marchas forzadas y no siempre para mal. Consistiría en realizar grabaciones completas de sesiones y acudir al aula donde se ha dado la clase fuera del horario lectivo. Allí, el ponente nos explica que es lo que ha querido trabajar, los resultados y los problemas con los que se ha encontrado. Se podrían plantear posibles disyuntivas y ver cómo podrían solucionarse, pero siempre en una situación real, con medios reales. Sería interesante tener diferentes sesiones grabadas, seguramente algunas de las cuestiones planteadas, ya habrán ocurrido, y podría mostrarse la solución desde la experiencia pasada. No hay nada más convincente.

El problema, el gran problema, es que los ponentes deben estar en activo, llevando a la práctica aquello de lo que nos quieren convencer. No vale liberados, huidizos del aula. Si un docente tiene pasión por su profesión no querrá estar separado de la docencia durante mucho tiempo, puesto que sabe, que la actualización pedagógica, sin poder llevarla a la práctica, es inservible. En fin serían expertos en mostrar LO QUE SE HACE.
Si necesito iluminarme, será mejor utilizar una batería que se recargue constantemente que no unas pilas que cargué hace años.


IMAGEN ALBA LAMUELA