UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 20 de junio de 2016

¿PERO, NO HABÍA QUE EVALUAR POR COMPETENCIAS?

En todos los aspectos de la vida hay que tener muy claro hacia donde queremos avanzar, si no partimos con esta premisa clara iremos dando tumbos y realizando esfuerzos que a la larga serán baldíos. No hay nada que desanime más que los esfuerzos sin consecuencia beneficiosa, sobre todo si dependen de la ocurrencia o el estado de ánimo de un tercero.
En el sector educativo estamos más que hartos de estos vaivenes, el desánimo está bastante generalizado y hemos llegado al peligroso punto donde la frase "yo lo hago como siempre, ya que total, lo volverán a cambiar", es cierta.
Cuando se tiene convicción en emprender un nuevo camino, se cree que es mejor que el que se ha estado siguiendo y que va a resultar beneficioso para los que caminan por él, se debe hacer con las alternativas bien estudiadas y teniendo muy en cuenta los cruces que nos vamos a encontrar conforme vayamos avanzando, para no errar en exceso  ante las disyuntivas que van a ir apareciendo.
No hay problema si nos equivocamos de camino alguna vez, somos inexpertos en esta  trayectoria, pero debemos estar preparados/as para darnos cuenta rápidamente de nuestro error y retomar la senda adecuada. Por eso mismo es imprescindible saber donde está nuestra meta, tener muy claros los objetivos finales, para poder reorientarnos si nos perdemos en un momento dado.
Se nos está diciendo que el futuro de la evaluación y del trabajo en los centros es conseguir que los alumnos/as sean más competentes y puedan enfrentarse mejor a las dificultades con las que van a encontrarse en el futuro, tanto en su trayectoria académica como en su devenir diario.
Por ello las programaciones van enfocadas ahora desde el trabajo para adquirir unos  estándares que nos ayudan a lograrlo.
Así también evaluamos a los niños/as en el grado de adquisición de esas competencias, de forma que las familias sean conocedoras del momento de desarrollo escolar de sus hijos/as a la vez que les damos nuestra opinión profesional sobre su actual capacidad competencial.
De toda esta reflexión y esta tendencia, que por cierto a mí me parece más que razonable, surge el doble boletín de notas donde evaluamos y calificamos a los alumnos/as por áreas y por competencias. Creo que duplicar las calificaciones no tiene mucho sentido, deberíamos centrarnos en el competencial e ir abandonando poco a poco el de área como elemento residual, solo entendible como un elemento transicional para facilitar el ajuste de las familias a la nueva tendencia.
Desde el curso pasado la decisión de la promoción o no de los niños/as viene marcada por la calificación que obtienen en el apartado competencial. Tiene sentido, además de ser una calificación que depende de todos los docentes, expresa mejor las necesidades educativas que tienen los niños/as para permanecer un año más en el curso. Sin embargo a la hora de rellenar el expediente mediante la aplicación informática, nos requiere que marquemos las áreas que no se han superado en el caso de que haya habido promoción sin superar todos los objetivos. !LAS ÁREAS Y NO LAS COMPETENCIAS¡ No lo entiendo.
No tiene ningún sentido, si lo que importa son las competencias adquiridas y el momento competencial en el que se encuentra el niño/a, no debería pasar nada si no superase alguna de las áreas por el motivo que fuese. Si es competente lo es y, en todo caso, deberíamos marcar en los expedientes con promoción y objetivos pendientes las competencias en las que todavía no es competente, valga la redundancia. Lo otro es querer y no poder, apostar por algo pero con miedo a equivocarse, da imagen de poco convencimiento en lo que se propone. Es ir por un camino, sin tener claro donde queremos llegar, nos vamos a perder con toda seguridad.