UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 27 de junio de 2016

LUKE SKYWALKER Y MIGUEL STROGOFF

Estamos en vacaciones, muchos maestros/as, en las recomendaciones que  han dado para el verano, han incluido leer algún libro, incluso algunos han dado los títulos recomendados para poder adquirir y disfrutar.
Fantástica decisión si se ha optado por ella, pocas cosas más enriquecedoras que un libro para desarrollar la imaginación, para despertar el interés por aprender y para, porque no decirlo, trabajar y desarrollar la competencia lingüística.
Recuerdo con emoción los libros de Julio Verne que leí en mis veranos de los cursos finales de EGB. Me encantó Miguel Strogoff, o Veinte mil leguas de viaje submarino, creo que es un recurso que no se debe ni se puede perder.
Pero han pasado ya muchos años, qué mayor me hago, y la sociedad circula por diferentes espacios de comunicación. En aquella época si querías ver una película era necesario acudir al cine, o tener suerte con la programación de la televisión, había dos canales que desconectaban su emisión al mediodía. La información solamente podía conseguirse desde la prensa escrita o la radio.
Hoy disponemos de cientos de canales de televisión temáticos y generalistas con una oferta apabullante. Tenemos al alcance cualquier información  a través de internet, y desde la red esa información suele venir a través de canales de comunicación visuales. Si comparamos las posibilidades tecnológicas actuales con las de mi época de infancia la conclusión es que vivimos en un mundo y una sociedad bastante diferentes.
Sin embargo, la escuela no se ha adaptado a esta realidad, las tareas de refuerzo que los docentes indican para el verano son las mismas que hacer treinta y cinco años. No digo que no haya que leer libros, nada más lejos de la realidad, pero quizá sería interesante, recomendar el visionado de algunas películas también. Ofertar algunos títulos que fuesen interesantes en la formación y en la educación competencial de los niños/as, al igual que se hace con los libros. Indudablemente los alumnos/as van a tener contacto con el cine durante el verano, y no poco, no sería mala idea pues guiarles  en la elección de  algunas de las películas que pudiesen ver. Sería bueno tanto para la mejora de su competencia lingüística como para la social y ciudadana. Además estoy seguro que les resultaría motivante, incluso después, se puede utilizar como elemento motivador para iniciarse en la lectura.   Muchos de los títulos que pueden verse están al alcance de todos desde plataformas como "youtube" de forma gratuita con una conexión decente a internet.
Miguel Strogoff es un clásico, pero también lo es La Guerra de las Galaxias, y tan inculto puede ser quien no conoce a Strogoff como quien ignora quién es Luke Skywalker. Si queremos educar para mejorar la sociedad, deberemos adaptarnos desde la escuela al mundo en el que viven los niños/as.