UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

jueves, 2 de junio de 2016

LAS NORMAS DEBEN PUBLICARSE A TIEMPO Y CON TIEMPO.

Comienza una nueva carrera, pero como es últimamente habitual, comenzamos directamente en el sprint y pensando en  configurar una foto finish donde salgamos guapos para poder vender resultados en la prensa.
Hoy se publica la orden de convocatoria de ayudas de comedor y libros de texto, y el plazo  de presentación comienza MAÑANA. No pasaría nada si no hubiese que preparar un montón de documentación, que es personalizada, y que debe entregarse a las familias. No pasaría nada tampoco, si el centro fuese a recibir una veintena de solicitudes. No pasaría nada si el plazo de entrega fuese de tres semanas. Pero ninguna de estas situaciones se corresponde con la realidad, nosotros el año pasado recibimos más de trescientas solicitudes, hay que realizarlas en formato digital y presentar una documentación, que para familias desestructuradas no es fácil de conseguir, y por lo tanto requieren bastante asesoramiento, además de varias visitas a la secretaría del colegio hasta tenerlo todo controlado.
Es de alabar el que se haya elevado la cuantía a repartir en estas ayudas, que para muchas familias son más que importantes. Es de alabar también, porque llegarán a más núcleos familiares y los avances sociales siempre son bienvenidos. Pero las cosas no solo hay que hacerlas bien, hay que hacerlas a tiempo, y eso es cuestión de planificación.
No es el único caso en que la publicación de una norma  es de hoy para mañana, los tribunales de oposición todavía no están configurados y quedan dos semanas para que comiencen las pruebas. Si un responsable de tribunal debe ir a otra provincia, deberá buscarse alojamiento y esta situación con alguna localidad en fiestas, se vuelve más que complicada.
Otro caso, la definición de las pruebas de evaluación individualizada de tercero y sexto, se publicó a finales de mayo. Otro, la orden de tiempos escolares, tuvo que modificar las fechas que marcaba el primer borrador porque cuando se publicó se habían sobrepasado.
La decisiones no solo hay que tomarlas bien, buscando el beneficio de la mayoría de los ciudadanos, también tienen que tomarse a tiempo y con tiempo suficiente, valga la redundancia. Como comentaba en una entrada anterior, espero que en la evaluación de todos estos procesos se analicen estos temas y para el próximo curso se subsanen. Los responsables deben tener en cuenta que ya no serán nuevos en el "oficio" y entonces no podrán recurrir a la excusa de enfrentarse por primera vez a las cosas. Si todo sigue así no quiero pensar cuando nos va a llegar a los centros el cupo de maestros/as. Nuestra organización es compleja y cuesta diseñarla, seremos comprensivos y este año nos armaremos de paciencia y aunque tengamos que correr luego, pensaremos que se llega tarde por buscar mejores soluciones, pero repito eso se puede pensar un año. Si la situación continúa es que se han tumbado a dormir, y no se posee una de las cualidades más importantes en el buen gestor, la DILIGENCIA.