UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

jueves, 26 de mayo de 2016

EL BENEFICIO DE LA EVALUACIÓN APLICADO A LAS LEYES. JORNADA CONTINUA 12

Leo esta frase en el Periódico de Aragón y me anima a creer en las instituciones: "Es una orden mejorable, pero creo que estamos en el equilibrio", apuntó Garcés, que añadió, en este sentido, que "ahora es momento para la evaluación".
Hace referencia a la ley de Tiempos Escolares que se ha promulgado y llevado a cabo durante este curso en la comunidad autónoma de Aragón y la pronuncia D. Jesús Garcés, Director General de Innovación Equidad y Participación del Departamento de Educación. Puede parecer una frase más, pero para mí es importante, puesto que gira en torno a la palabra clave EVALUACIÓN.
Si realmente se es consciente de cuando se promulga una ley o una norma, es necesario hacer posteriores análisis para revisar y corregir las posibles desviaciones y errores que se van encontrando, se puede y se debe analizar la primera actuación de forma mucho más comprensiva.
Se puede entender que las primeras actuaciones, por intentar desatascar una situación que no se había querido afrontar anteriormente, se hiciesen precipitadamente. Es más, somos educadores y docentes, y sabemos que es mejor realizar correcciones posteriores sobre situaciones puntuales, que no se habían tenido en cuenta a la hora de hacer una programación, que no hacer nada para evitar que las consecuencias negativas puedan afectarme.
En política se tiende a tener el no cometer errores como un valor positivo, aunque suponga inacción. Yo creo que es todo lo contrario, para que las cosas mejoren es necesario intentar verlas desde muchos puntos de vista y actuar desde todos ellos. Indudablemente no hay que hacerlo de forma precipitada, pero sí valiente. Valentía no hay que confundirla con terquedad, eso sería necio.
Una idea puede ser muy buena, pero es todavía mejor, si el autor/a de la misma está dispuesto a realizar las correcciones necesarias para que sea de utilidad al mayor número de ciudadanos/as posible.
Por eso es muy importante que ahora  se haga un análisis de la resolución y las consecuencias que ha tenido, se tengan en cuenta las situaciones particulares que se han producido y se analice el número de votantes,  si la mayoría cualificada que se había propuesto era adecuada, si el modelo de votación propuesto era el más justo y el que más favorecía la participación de todos/as los afectados, o si era recomendable el poder de veto que han tenido los claustros y los consejos escolares.
Creo y no tengo razones para dudar, que todas estas cosas se van a tener en cuenta en el proceso de evaluación, que se van a tener en cuenta de cara a la próxima convocatoria y que el proceso con su continuidad se va a normalizar sin tanta tensión e intereses ajenos a los deseos y las necesidades de las familias, que es lo que en el fondo debe tenerse en cuenta. El buen político no es el que da el campanazo, sino  el que sabe ajustar bien todo  el carrillón aunque necesite varios intentos.