UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 21 de marzo de 2016

PERIODO DE ELECCIÓN DE CENTROS, LA DIFICULTAD DE LEGISLAR.

Se acerca el periodo de elección de centros escolares, y seguro que va a comenzar la polémica. El tema de la amplitud de las zonas escolares, el cierre de aulas en la red concertada y la red pública, todo esto son situaciones en las que,  las trates como las trates, vas a equivocarte, puesto que las órdenes deben de tener carácter generalista, y cada situación tiene su idiosincrasia particular.
Creo que solo podemos optar por una solución, tras dictar instrucciones con carácter general, deberían plantearse los casos excepcionales, y buscar soluciones particulares, aunque supusiesen un replanteamiento para algunas de estas situaciones .
Se está planteando hoy en prensa, el caso de los niños/as de Valdespartera que se han visto obligados a matricularse en colegios de la Romareda. Es cierto que están en la misma zona escolar, pero es verdad también que los niños/as deben recorrer varios kilómetros para llegar a su centro educativo, y lo tienen que hacer cuatro veces al día, volveríamos a entrar en este punto en el tema de la organización de tiempos escolares. La norma dice que las familias deben hacerse cargo de sus hijos, puesto que están en la misma localidad, y más todavía, en la misma zona escolar. Pero, ¿no sería más lógico entender la excepcionalidad de la situación y plantear una  ruta escolar gratuita para los alumnos/as de la zona de Valdespartera, que no eligieron los centros de la Romareda como su primera opción? Creo, que indiscutiblemente, sí. La norma puede ser buena en la generalidad, pero no creo que contemple la excepcionalidad de este caso. Se sabe que se está planteando solucionar el problema a futuro con la creación de varios centros en el barrio, es una buena medida, pero hay que solucionar también el problema del presente, las familias deben sentirse atendidas en su individualidad, no solo por el colegio de sus hijos, sino también por la administración.
Otra polémica es el mantenimiento de la red pública y la red concertada, aquí el debate es mucho más amplio, se esgrime la libertad de elección de centros como un argumento lapidario para el mantenimiento de la red concertada. No digo que como ciudadanos no podamos tener la oportunidad de elegir algo tan importante como el colegio al que deben acudir nuestros hijos/as, es más, creo que debemos tener esa oportunidad,y que es muy importante poder hacerlo con la mayor cantidad de opciones posible. De la misma manera podemos elegir entre una autopista de peaje y una autovía nacional. Pero cuando elijo la autopista, debo pagar el sobrecoste. No entro en que hay destinos en los que la elección no es posible, al igual que en el medio rural debo conformarme con la escuela pública, por cierto de gran calidad en los CRAs, pero la igualdad total de oportunidades es una quimera a la que debemos tender, pero siendo consciente de la realidad que nos rodea.
La red concertada nació como un elemento de apoyo en un momento determinado para paliar los problemas que surgieron con la escolarización de los niños/as. Por fortuna ese problema se ha solucionado, sería inmoral desmantelar la escuela concertada ahora que ya no tenemos el problema, pero tampoco consiste en desmantelar la pública, para mantenerla. Últimamente en las zonas donde ha habido que suprimir unidades, la gran mayoría de las mismas han sido en los colegios públicos.  A mi entender no tiene mucho sentido, aunque las preferencias de los padres/madres se dirijan hacia  los colegios religiosos. Es como si dedicásemos el presupuesto a mantener las autopistas y no las autovías, seguro que si hacemos una encuesta, la preferencia de todos es circular por las privadas, si no lo hacemos es por una cuestión presupuestaria. Debemos esforzarnos en que las que están disponibles para todos/as, pagadas con el erario público, estén en las mejores condiones posibles, y dar opción a quien, a pesar de ello, prefiera pagar por un servicio exclusivo.
Lo que es indudable es que no todos los centros concertados atienden al mismo tipo de población, los hay que no tienen matriculado a ningún alumno/a perteneciente a minorías étnicas o sociales, y los hay también,  que se nutren mayoritariamente con este tipo de población. Aquí también se deberían atender las individualidades. Quien quiera un colegio donde su hijo/a no se mezcle con determinada población, está en su derecho a hacerlo, pero debe pagarlo. Quien quiera acudir a un colegio con concierto o deba acudir al mismo por no tener una escuela pública cercana, tiene una necesidad que debemos cubrir entre toda la sociedad. No podemos dejarle abandonado a su suerte, pero hay que analizar todas las problemáticas individuamente, no vale aquí tampoco el café para todos/as a rajatabla.


IMAGEN:  http://enfocandoaalba.blogspot.com.es/