UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 8 de febrero de 2016

A VECES ADAPTAR ES LA MAYOR INNOVACIÓN.

Estuve el otro día en un concierto de Miguel Rivera, un virtuoso guitarrista que nos deleitó con un montón de composiciones. Además de recomendar vivamente su música y disfrutar tremendamente con los temas que interpretó, nos comentó los mismos, y nos indicó el proceso que había seguido para llegar a ese grado de perfección técnica, tanto en la interpretación como en la composición y arreglos. Me hizo reflexionar y extender varias de las mismas hacia el proceso educativo. Sin duda la primera es evidente, solo se puede rozar la perfección a base de trabajo, trabajo que puede llevar a la desesperación si los resultados tardan en llegar. Comentaba Miguel que alguna vez estuvo a punto de arrojar su guitarra contra la pared. Solo el precio de la misma evitó ese desastre. Pero fue más allá, llegado a un punto en su carrera musical, sintió que debía seguir avanzando, y lo hizo con la búsqueda de nuevas afinaciones. Primera confluencia con la práctica educativa. Si los métodos que utilizamos siempre, no consiguen el resultado que buscamos, lo evidente es dirigirte por otro camino, que seguramente estará inexplorado, pero que puede que nos lleve a buen puerto.
Otra cosa que me llamó mucho la atención, es que antes de empezar un tema, necesitaba afinar su guitarra, aquí tenemos la segunda confluencia. En educación debemos tener un feed-back constante, que nos ayude a mantener una buena dirección. Para lograrlo es imprescindible una evaluación precisa y lo más objetiva posible del proceso, y especialmente de la labor docente.
El tercer impacto llegó cuando interpretó el tema Scherezade de Rimsky Korsakov, pero no realizó una performance clásica, se aventuró con una innovación atrevida, y lo hizo de tal forma que parecía otra canción, a pesar de que se reconocía la melodía.
Muchas veces al pensar en innovación creemos que tenemos que desterrar totalmente nuestras prácticas habituales, y romper absolutamente con lo que estamos realizando actualmente. No es así, lo que hacemos puede cumplir bien con nuestros objetivos educativos. Pero la sociedad en la que estamos educando, ha cambiado substancialmente en los últimos veinte años, sobre todo tecnológicamente. La mayoría de las veces, unos retoques de actualidad consiguen una mayor eficiencia educativa. Con ellos se lográ una sintonía mayor con nuestros alumnos/as que trae aparejada una mayor y mejor motivación hacia lo que les planteamos.
 No consiste en hacer cambios drásticos sino pequeños retoques metodológicos. Innovamos más de lo que nos parece,  podríamos compartir muchas de nuestras experiencias diarias, que erróneamente, nos parecen poco relevantes.
 Ser innovador no consiste en romper, consiste en transformar, en adaptar lo que hacemos a la realidad social en la que vivimos y trabajamos. Si Rimsky Korsakov hubiese dispuesto de los medios técnicos con los que cuenta Miguel, a lo mejor hubiese compuesto Scherezade de otra manera. Lo que es seguro, es que si pudiese escuchar la versión de Miguel, no diría que hay que ceñirse a los arreglos primigenios porque siempre se ha hecho así. Estoy convencido de que estaría encantado.

Os dejo otro tema de Miguel Rivera, no he conseguido Scherezade, innovación en estado puro.