UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 14 de diciembre de 2015

PADRES Y COLEGIO CON BUENA COMUNICACIÓN, JUGAMOS EN EL MISMO EQUIPO

Muchas veces la relación entre los colectivos de padres/madres y docentes es, digámoslo de una manera suave, tensa. No tiene que haber muchos motivos para que no haya una buena comunicación, simplemente dejarse llevar por los paradigmas sociales, sin ningún tipo de reflexión sobre el tema. Se trata de un error mayúsculo, además de una falta de estrategia tremenda por las dos partes. No tenemos que competir por ver quien tiene mejor calidad de vida, ni condiciones laborales. Jugamos en el mismo equipo, que no es otro que en el de la buena formación de los alumnos/as.
Para ello, una información y comunicación, rápida y fluida es muy importante. No me refiero a los grupos de wassap que se manejan, y que normalmente acaban en un mal uso de la herramienta como fuente transmisora de chismes, que tienen poco fundamento. Eso sí,el resto de utilidades TIC y redes sociales, son fundamentales para que esta comunicación sea fluida, rápida y eficaz.
Y debe ser el centro educativo, quien tiene que dar el primer paso para mejorar esta comunicación, que al principio será unidireccional, pero que enseguida pasará a tener dos sentidos.
Si tenemos a los padres y las madres enterados/as de lo que ocurre en el colegio, y de nuestra forma de actuar, evitaremos esos rumores que con la falta de transparencia se convierten en falsas verdades para la opinión externa.
Por ello cualquier actividad relevante que sobrepase el quehacer diario, entendemos que debemos publicitarla a través de nuestros blogs y de las redes sociales, Facebook, Twitter y Google+ principalmente, ya lo hemos comentado en alguna entrada anterior.
 Pero estas herramientas no sirven tan solo como elementos de exposición, también aprovechamos su lado comunicativo. Respondemos a las dudas que nos plantean los padres, tanto desde estas plataformas, como desde el correo electrónico. Lo hacemos a la mayor brevedad posible dentro de nuestras posibilidades. No esperamos a que comience nuestra jornada laboral, y muchas veces respondemos a las cuestiones planteadas a las diez, las once o incluso las doce de la noche. Si un padre/madre tiene una preocupación, entendemos que es sobre su hijo/a, y no hay nada más importante para ellos. Bien es verdad que cuando las familias nos requieren a horas intempestivas, no se trata de cuestiones banales, sino que tienen una importancia elevada, por eso creemos que sería necio, mirar el reloj y pensar en nuestro horario de trabajo. Tratamos con personas, más en concreto con niños/as, y nuestra profesión no viene limitada por el reloj de la jornada laboral.
Creo, y además lo creo firmemente, que las familias, al recibir una respuesta rápida, se sienten escuchadas, y eso hace que mejore su imagen del centro escolar. Pasan a verlo como un lugar de apoyo, y no como un juez que dicta sentencia sobre su capacidad formadora. Padres y maestros, deberíamos ser como un equipo de fútbol americano, que tiene diferentes formaciones para atacar y para defender, pero todos tienen claro cuál es el objetivo común: GANAR. Además, conseguirlo es mucho más fácil de lo que parece, puesto que aunque se empeñen en hacernos creer lo contrario, somos compañeros y no rivales.