UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

jueves, 12 de noviembre de 2015

RECREOS INTELIGENTES 2ª PARTE

Ya comentamos en una entrada anterior la implantación de los recreos inteligentes a través del club Smile y los buenos resultados que nos estaba dando. Este año hemos querido dar una vuelta más de tuerca a la idea y hemos profundizado por ese camino.
Las compañeras del departamento de Educación Física que están constantemente llevando a cabo ideas innovadoras, torneos de datchball, baloncesto y voley en los recreos, entre otras muchas cosas, querían acercar a los alumnos/as de los dos primeros cursos de E. Primaria a los juegos tradicionales, lo han llamado RECREOS DIVERTIDOS . Plantean ocupar un recreo mensual, un lunes cada mes, e introducir un juego tradicional, de los de la infancia de los que ya peinamos canas, ayudándose de los padres y las madres, que voluntaria y temporalmente se calzan la etiqueta smile y colaboran con los docentes y los alumnos mayores que pertenecen al club.
Han comenzado con el juego de la cuerda, cantando y saltando al modo tradicional. La primera jornada ha sido un éxito rotundo, al acabar el tiempo del recreo los pequeños ya preguntaban por el  siguiente recreo divertido. Vamos a trabajar más juegos como la goma, los bolos, la zapatilla o pídola. Los niños/as pequeños se sienten muy motivados, puesto que se les facilita una actividad desde el colegio al igual que a los que están en los cursos más altos, ayudando a realzar su autoestima y a no sentirse en situación de desventaja en ningún momento con respecto a los que pueden participar en las competiciones deportivas propuestas. La intervención de los padres y madres, además de ser de gran ayuda, le da una solemnidad a la actividad que hace que para los niños sea algo importante, algo especial y motivador.
Pero no es la primera vez que utilizamos los juegos tradicionales con este grupo de niños/as. Desde el aula de convivencia funciona un grupo de alumnos/as voluntarios, el Club Smile, que los viernes, decretado en el colegio como día sin balones, ayudan a los pequeños a jugar utilizando otros recursos diferentes al esférico. Distribuyen libros de una biblioteca ambulante, creada para tal efecto, juegan con los niños a los bolos, a la comba  y a otros juegos que los mismos alumnos/as smile plantean.
Esta solidaridad con los más pequeños en altamente positiva, ayuda a estrechar lazos entre el alumnado y acrecienta los valores de solidaridad, además de mejorar, y mucho, la convivencia en un momento, que puede ser propicio para la tensión, como es el recreo. Además, ya desde pequeños los niños/as comienzan a enfocar la competición desde un punto de vista positivo, donde hay que esforzarse para ser mejores cada día pero donde también hay que aprender a encajar las derrotas cuando se producen felicitando al compañero/a que ha sido mejor que tú.
Estamos muy contentos con esta iniciativa que va creciendo poco a poco, de una manera natural, sin que sea algo forzado, de ahí sus grandes resultados.