UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

jueves, 26 de noviembre de 2015

MACHISMO? NO GRACIAS

Hemos celebrado el  Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres. No soy yo muy partidario de celebrar el día de nada; creo que todas las causas a las que se les dedica un día, suelen tener la importancia suficiente para que sean importantes durante el resto del año. Marcando un día de celebración, lo que conseguimos normalmente, es un postureo que se queda más en lo políticamente correcto, y menos en lo éticamente dispuesto.
No es el caso de la violencia contra las mujeres. No está mal que dediquemos una reflexión, aunque sea una vez al año, a un problema que, a base de bombardearnos con noticias referidas al mismo casi todos los días desde la prensa, ha comenzado a entrar en lo cotidiano, y por lo tanto en lo no impactante.
Me parece a mí que no vale con quedarnos, me refiero a los hombres que no somos maltratadores, con un sentimiento de asco por los actos de violencia, ni siquiera con el convencimiento de que nosotros nunca actuaríamos de esa manera.
El problema es muy importante, y lo peor es que cada vez se agrava más. Las nuevas generaciones de muchachos se están volviendo más agresivos con las chicas, más posesivos; tienen una imagen de la mujer como un objeto que se puede y se debe poseer. Esta imagen viene generada, sobre todo, por la publicidad que nos envuelve, y por una pérdida de valores sociales, de la que hemos hablado en ocasiones anteriores, que ha venido reemplazada por "dogmas" religiosos, pero del lado más reaccionario e inmovilista. Desde estos puntos de vista, el machismo no solo no es algo rechazable, sino que pasa a ser una cualidad.
Entonces, ¿qué podemos hacer los hombres que detestamos estas posturas? Como he dicho antes, no vale con el buenismo y nuestro ejemplo diario, que de por sí son importantes; tenemos que tomar parte de una forma mucho más activa. Debemos denunciar estas posturas, debemos señalaras y debemos reprobarlas.
Desde la escuela, nuestro campo de acción es muy amplio. No podemos luchar contra los estímulos éticos que se dan desde la familia, pero sí contra los que se dan en los medios de comunicación a través de la publicidad. Cuando se impartía Educación para la Ciudadanía disponíamos de un arma muy importante para combatir este problema. Yo dedicaba casi la mitad de mis comentarios a reflexionar sobre la importancia de la igualdad de género. El mejor regalo que he tenido como docente, fue el de una madre de alumna, que en una nota, me agradecía el tratamiento que le habíamos dado en clase a este tema.
Ahora imparto los apoyos que nosotros llamamos de "compensación educativa".Los grupos sociales a los que pertenecen los niños/as que acuden al apoyo, son de alto riesgo de poder padecer esta lacra social; así que, tratemos el reto de aprendizaje que tratemos, no dejo de incidir sobre ello. Si hablamos  de indios, no dejo pasar la oportunidad de comentar la importancia de las mujeres en el funcionamiento de la tribu. Si hablamos de música flamenca, no dejo de  señalar a grandes cantaoras y bailaoras. Siempre estamos a tiempo de poner nuestro granito de arena para intentar paliar lo que sufrimos a diario como sociedad. No podemos permitir que ocurra nunca más, simplemente tenemos que pensar que sentiríamos si la maltratada fuese nuestra hija. No vale con indignarse, hay que actuar.