UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 13 de julio de 2015

SOBRE EL SIGNIFICADO DE PRODUCTIVIDAD

Estando el tema de Grecia en ebullición  como está, nos llegan noticias muy diversas que debemos asimilar y  sintetizar. Lo mismo que pasa en el tema griego, pasa en todos los ámbitos profesionales que están abiertos a la opinión publica. Leía pues, la semana pasada, que las horas de trabajo anuales de un trabajador griego superaban con mucho a las de un trabajador germano;  y las de un trabajador español se encontraba entre las dos. Expertos economistas explicaban esta paradoja, amparándose en el concepto de "productividad"; pero ¿alguien se imagina un camarero griego diferente productivamente a uno alemán?¿los trabajadores de un bar germano, sirven las cervezas con más productividad que uno de aquí?. La respuesta es evidentemente que no, que si existen diferencias en cuanto a la productividad entre países, esta tiene que venir marcada por el modelo productivo, y no por la indosincrasia de los trabajadores. Además estamos rodeados de mitos y paradigmas;  por ejemplo,  la eficiencia germánica, también es un bulo que nos tragamos sin más, siempre  nos lo han dicho y no nos paramos a pensar sobre ello. Tengo un compañero, cuyo hijo se doctoró por la universidad de Heidelberg hace unos años. Pues bien el acto tuvo que suspenderse dos veces porque los presidentes de tribunal designados estaban o enfer, mos o llevaban seis meses en Nueva Zelanda; así que,  en todos los sitios cuecen habas.
A lo que íbamos, es muy fácil culpar a las últimas instancias productivas, o a los mitos sobre una determinada zona o profesión, pero en realidad las diferencias productivas, vienen marcadas por los sistemas implantados en una sociedad, y estos sistemas solo se pueden cambiar desde la legislación. Es pues obra de los legisladores, el solucionar su falta de eficiencia;  y es su deber legislar para cambiar el rumbo. A veces, esas legislaciones deben ir en contra de los usos y costumbres, y pueden significar  pérdida de votos.  No podemos culpar al maestro armero si  las cosas no funcionan lo bien que podrían funcionar.
En el modelo educativo aragonés, y en cualquier otro,( vamos a centrarnos en el nuestro), hay muchas cuestiones organizativas que nos darían mayor nivel de eficiencia. El horario, por ejemplo, pero nadie se atreve a ponerle el cascabel al gato. Ya sé que hay muchos estudios que dicen lo que quiere que diga quien paga dicho estudio, pero una racionalización en una mañana, con la jornada escolar al completo, facilitaría la realización de otras actividades por parte de nuestros alumnos/as en el resto de la jornada, contribuyendo a una formación más integral y completa, o sea, facilitaría la eficacia.
Un desarrollo de la tecnología en los centros,  no tiene que consistir en llenar las aulas de  tablets-pc, carísimos por cierto, sino en facilitar buenas conexiones y dotar a los colegios e institutos de herramientas que fueran funcionales, además de baratas, facilitaría la eficiencia. Pero no hace falta que se den a todo el  mundo por igual, sino a aquellos centros que se comprometiesen con su uso, y mejorando dichas herramientas tras una evaluación posterior, con una posible retirada del material si no se ha usado convenientemente.

Productividad consiste en sacar rendimiento a las inversiones, no en ser de un país u otro; y,  para sacar este rendimiento, a lo mejor desde la clase política se deberían plantear que debería haber un gran control  sobre las inversiones públicas, con una inspección posterior a todas las inversiones realizadas. Por ello,  a quien saque rendimiento a dichas inversiones, habría que dotarle con más, y al que no se lo saque, no hay que darle. El dinero, cuando hay poco, debe estar donde da más rendimiento, pero este rendimiento en educación nunca  debe ser económico, sino social.
De la misma manera que hablamos de materiales, podríamos hablar de personal; a los centros que demuestren más implicación en proyectos, y mayor nivel de mejora sobre su situación anterior, se les podría dotar de un plus de personal, puesto que así estimularíamos un mayor rendimiento profesional.  Pero ese tema podemos tratarlo otro día