UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

jueves, 11 de junio de 2015

DESMONTANDO A LAMUELATOR.

Estamos terminando las sesiones de evaluación final de este curso 2014-15, hemos seguido la normativa LOMCE, y la disposición transitoria sexta del gobierno de Aragón sobre evaluación en Educación Primaria. Cuando a comienzos de noviembre, examinamos el documento y reflexionamos sobre la labor a acometer, se nos vino el mundo encima; por ello construimos nuestra herramienta de evaluación, la que llamamos Lamuelator. Pues bien, una vez que la hemos puesto en marcha, estamos más que satisfechos con los resultados obtenidos. Para empezar no ha sido una labor tan ardua como nos parecía en un principio, es verdad que ha sido más laboriosa que la que realizábamos antes, pero no ha sido nada inabarcable. Por otro lado, el organizarnos los instrumentos de evaluación y agruparlos por estándares y competencias a evaluar, nos ha llevado a una mayor reflexión sobre nuestra labor evaluadora, lo que nos ha llevado a unos resultados mucho más ajustados y profesionales, dejando la subjetividad, que no es mala del todo, reducida a su punto justo, el punto que nosotros hemos programado y no el que marcaba la falta de planificación. Por otro lado al ajustar y repartir de forma consensuada la nota competencial, nos ha hecho a todos corresponsables en cuanto a la decisión de promoción de nuestros alumnos, hasta ahora los criterios eran manejados por los docentes de las áreas de Lengua y Matemáticas, que además solían coincidir con la figura del tutor/a. Ahora es una decisión del equipo docente, hemos comprobado como en algunos casos las notas de las áreas de Lengua Española y Matemáticas no coinciden con las de las competencias lingüística y matemática, esto es más fácil que se produzca en un centro como el nuestro que es bilingüe British Council. Luego la calificación que ponen todos los docentes aumentan en importancia, y por ello la responsabilidad de cada uno de ellos/as, dejando de tener áreas consideradas "marías".
En cuanto al manejo de la parte de la herramienta que utilizan los maestros/as responsables de las áreas, las opiniones de los mismos/as han sido muy positivas, han destacado la facilidad del uso de la misma, sobre todo si se utiliza la última versión, todos también han comentado que si se usa desde el comienzo de la evaluación, en sustitución del tradicional cuaderno del maestro, la evaluación sale sola, es cuestión de cambiar los hábitos de trabajo, acostumbrarse a manejarla día a día y realizar en ella las anotaciones que antes se hacían en otros instrumentos.
Por otra parte la parte de la herramienta que llamamos compensatorio que es la que obtiene la nota de competencias a partir de las que se han obtenido en cada una de las áreas, la he aplicado yo para todos los cursos, así quitábamos presión a nuestros compañeros tutores/as. Como todos/as los compañeros han cumplido, y me han remitido sus archivos a tiempo a la cuenta donde yo recepcionaba los mismos, en un día hemos obtenido las notas competenciales de todos los niños del colegio. Teniendo todos los archivos, con la complejidad de tres religiones que hay que combinar, y de nuestros grupos flexibles, no me ha costado más allá de un cuarto de hora por curso, por lo que también esta parte de la evaluación ha pasado la prueba con nota alta, nunca mejor dicho.
Además hemos ampliado esta herramienta con una pestaña que redondea al entero más próximo la nota de área, os recomendamos que la descarguéis y la uséis.  Así en las sesión de evaluación les he podido dar a los tutores/as un listado con las notas de área de forma cuantitativa, redondeada al entero, y las notas competenciales de todos los alumnos/as de forma cualitativa. Elos/as solo tienen que meterlas en GIR, como hacían anteriormente.
Nuestro grado de satisfacción es alto, así que no nos da miedo ya la evaluación , es más, este año, para la evaluación competencial que hay que hacer al acabar la etapa de Educación Primaria, también la hemos aplicado, y así no hay que dejar a la imaginación de los tutores/as este trago que hay que tomarse al rellenar el expediente de los alumnos que hay que mandar a los IES.
Nosotros/as lo tenemos claro y seguiremos confiando en nuestra herramienta, ya que no solo mejora la evalución de nuestros alumnos/as, también la del proceso y por lo tanto la de nuestra labor como maestros/as.