UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 22 de junio de 2015

ALGUNOS YA PUEDEN DORMIR TRANQUILOS

La semana pasada impartí mi última clase de Educación para la ciudadanía, tras cinco años disfrutando minuto a minuto de poder tener la suerte de desarrollar esta actividad con los niños y niñas de sexto de E.Primaria.
 Han sido unos cursos magníficos, donde mi vocación de maestro ha estado plenamente desarrollada. Hemos disfrutado de aprender a crear nuestra propia opinión, basándonos en el conocimiento de la realidad, descubriendo la sociedad que nos rodea, las gentes de este mundo en el que vivimos y sus diferentes culturas. Y entendiendo como,  todo lo que sucede en cualquier lugar del planeta nos acaba afectando. Cinco años en los que hemos intentado ser mejores ciudadanos, más respetuosos con los demás, con la naturaleza a la que pertenecemos y a la que tanto le debemos;  y lo que es más importante conociéndonos, queriéndonos y respetándonos más a nosotros mismos/as.
Cinco cursos,  en los que hemos aprendido a desenvolvernos en el lenguaje audiovisual, que nos rodea constantemente y que,  si no somos capaces de comprenderlo,  puede llevarnos a la manipulación.
Cinco cursos,  en los que hemos aprendido a respetar las leyes, pero en los que hemos sido capaces de comprender que podemos quejarnos civilizadamente si nos parecen injustas, ya no para nosotros, sino para las otras personas.
Cinco años, en los que hemos desarrollado gran cantidad de proyectos didácticos, obviamente no hemos tenido ningún manual ni ningún libro de texto, con actividades que trabajaban  todos los tipos de inteligencia. Trabajando desde la innovación educativa, en cuyo desarrollo no solo los alumnos/as han ampliado sus conocimientos;  yo he sido el más favorecido en mi desarrollo como maestro y como persona. He aprendido muchísimo de las experiencias de mis alumnos/as, hemos crecido juntos en nuestro desarrollo personal.
Pues bien, todo esto tan enriquecedor,  se ha terminado. Han decidido desde las altas instancias políticas que estábamos adoctrinándonos. Curiosamente,  desde las áreas de religión, sea cual sea, no ven este peligro, y mis abuelos llamaban a estas clases, clases de "doctrina"; pero bueno, no quiero que parezca que tengo algo contra las clases de religión, puesto que no lo tengo, pero creo que se ha sido muy injusto con Educación para la Ciudadanía.
Así pues el miércoles pasado me enfrenté a mi última clase y les puse este vídeo como colofón final al curso:



Conforme iba escuchando el discurso me fui emocionando, no pude evitarlo y las lágrimas empezaron a fluir, no las retuve, siempre digo a mis alumnos que el cine es un arte, y las artes nos hacen emerger sentimientos que no es malo  mostrar.
Si en estos cinco años he conseguido que algunos de los niños/as comprendan la sociedad como un lugar en el que debemos colaborar y ayudarnos, un sitio donde hombres y mujeres somos iguales, un mundo en el que las personas tenemos los mismos derechos independientemente de nuestras creencias o nuestros credos, un lugar donde seamos críticos con la información que recibimos y así podamos tener opiniones fundadas, un sitio donde al vernos en el espejo sepamos querernos y nos impulse a ser mejores cada día con nuestro esfuerzo. Si he conseguido que al menos uno de mis alumnos/as haya comprendido un poquito uno de estos temas, me doy por satisfecho.
Si alguien cree de verdad que cualquiera de estas enseñanzas son contrarias a las creencias de alguien o van contra nuestra sociedad pues...