UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 6 de abril de 2015

EL CINE, EL SEPTIMO ARTE QUE NO SABEMOS VER

Es curioso que cuando se estudian las manifestaciones artísticas en el colegio, incluso más tarde en el instituto, solo se hace referencia a la arquitectura, la escultura y sobre todo la pintura. Es lo que viene en los libros de texto, es lo que siempre se ha enseñado.
Sin embargo no todos los días tenemos acceso a la contemplación de una pintura, ni de una escultura, a no ser que en casa tengamos algún lienzo, o alguna figurilla de Lladró. También vemos todos los días edificios cuando salimos a la calle, pero su interpretación no deja de ser funcional.
Sin embargo ¿hay alguien que no vea todos los días una película o una serie de televisión? Creo que no, todos tenemos acceso al séptimo arte, y sin embargo mientras sí que nos enseñan a ver la perspectiva en un cuadro, o el espacio que genera una escultura, nadie nos explica las peculiriadades del lenguaje fílmico.
Creo que es un error, por eso en mis clases de ciudadanía utilizamos el cine como elemento motivador,  las películas y los temas que van surgiendo, nos sirven como "lanzadores" de opinión, como realidades para analizar y comparar, y a partir de aquí lanzamos los temas que vamos trabajando.
La cuestión es que además de trabajar las unidades didácticas propias del área, de la que por cierto me despido este curso con mucha pena, aprovechamos también para explicar el lenguaje propio del cine, vemos lo que es un plano, lo que es una secuencia o las situaciones implícitas que los directores proponen y que los niños/as tienen dificultad para interpretar.
Curiosamente los alumnos aprenden con gran rapidez todo esto, están acostumbrados, es su realidad diaria,  y pronto son capaces de realizar análisis bastante profundos, no solo sobre el fondo de las películas, sino sobre las formas propias de este arte.
Muchas veces los adultos se pierden gran parte de lo que nos ofrecen las películas, no son solo historias contadas por alguien, sino que la forma en que son contadas tiene gran importancia, esa forma de contarr puede generarnos diferentes sentimientos, y no podemos olvidar que al tratarse de un arte, su esencia está precisamente en eso,en generar  sentimientos.
Por ello desde la escuela debemos procurar adaptarnos a las necesidades del mundo en que vivimos, y si en éste se ve mucho cine, debemos procurar que se saque todo el partido educativo del mismo. Consiste en saber ver la realidad en que vivimos y adaptarnos a ella, en este punto y en tantos otros...