UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

jueves, 19 de marzo de 2015

LA NORMALIDAD Y LOS PARADIGMAS

Estamos trabajando en clase de ciudadanía el tema de la discriminación, para ello nos estamos apoyando en la película El hombre elefante de David Lynch. Entre los muchos debates que surgen en el visionado de las películas que vemos en clase, surgió uno sobre lo que es la normalidad. Los niños/as a pesar de ser jóvenes, y no tener gran experiencia de vida, no tienen un pelo de tontos, y bien encauzados pueden llegar a formular reflexiones de gran profundidad. La clase comenzó a ponerse interesante, y ante la primera visión de John Merrick como una persona anormal por sus características físicas, nos dimos cuenta que en el fondo no lo era tanto.
 En la comparación de mi persona con una alumna de raza negra, nadie de la clase se planteó sacarnos a ninguno de los dos del concepto de normalidad, y sin embargo, cuando introduje el dato de que se observara cual era nuestro parecido físico, la respuesta fue contundente, en nada. Si no nos parecíamos en nada, y sin embargo, los dos podíamos ser etiquetados como personas normales, la razón por la que no le dábamos esa cualidad a John Merrick se difuminaba bastante. Además si introducimos la premisa de que podría darse una sociedad donde la mayoría de la población sufriese el síndrome de Proteus, los que pasarían a considerarse personas "raras" seríamos la alumna y yo mismo.
 Por tanto concluimos que la normalidad solo viene dada por la mayoría, pero es que además es cambiante, tanto geográfica como históricamente.
Eso pasa también en el hecho educativo, algo que siempre hemos visto realizarse de una determinada manera lo damos como bueno sin plantearnos cuales fueron las razones que llevaron a determinar como válidos, y no solo como válidos sino como los más eficaces, determinados métodos, agrupaciones, técnicas etc.
En la filosofía de la agrupación por ciclos que se determinaba en las leyes anteriores, existía la posibilidad de agrupar a los alumnos/as en aulas que tuviesen alumnos/as de los dos cursos del  ciclo, no ya en la escuela rural, donde muchas veces se trata de la única forma posible por el número del alumnado, sino también en las escuelas completas. Se trataba de un tipo de agrupación que podía haber sido muy provechosa en algunos casos, pero no conozco ningún colegio que la pusiese en práctica, es más a nadie se le pasaba por la cabeza. El paradigma dice que la mejor agrupación es por curso, y por año natural de nacimiento, nadie se plantea ninguna otra posibilidad. Pero la razón por la que es la mejor opción no la conoce nadie, puede que lo sea, no voy a decir que no, pero no nos planteamos otra posibilidad.
Tenemos que romper con los paradigmas, puede que fueran la mejor solución a un determinado problema pero en un contexto, temporal y geográfico determinado, los contextos van cambiando y más en una sociedad como la nuestra donde lo hacen a gran velocidad.
Como conclusión no podemos dar por hecho nada, debemos plantearnos todas las alternativas posibles por muy extrañas y raras que parezcan a primera vista. Si tras un análisis profundo siguen siendo disparatadas, se deshechan, pero puede darse el caso que tras el mismo, y con alguna modificación, esa idea peregrina se convierta en una solución muy adaptada a nuestra realidad.
Debemos ser capaces de ver la realidad en la que viven nuestros alumnos/as y adaptarnos a ella, no esperar a que ellos se adapten a nuestra forma de hacer las cosas.
Un buen entrenador/a es aquel que sabe sacar partido al equipo que tiene, no el que necesita que le fichen jugadores/as de un determinado perfil para poder sacar fruto del equipo.
Rompamos con los paradigmas, mejor dicho, no hay que romper con ellos, hay que analizarlos, puede que sean la mejor solución, pero puede que no. En ese caso no tengamos miedo a cambiar lo que sea necesario en nuestra forma de educar. Tengamos en cuenta que lo normal es un concepto variable.