UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

sábado, 21 de febrero de 2015

ANTE PROBLEMAS INESPERADOS, SOLUCIONES RÁPIDAS

En la escuela nos surgen problemas de forma inesperada continuamente, sin duda tenemos soluciones previstas que nos ofrece nuestra experiencia, sobre todo si ya vamos peinando canas. Pero algunas veces pueden llegar situaciones que sean novedosas y que además no puedan esperar a un momento de reflexión para encontrar una solución. Es ahí donde tiene que surgir la imaginación organizativa. Si tenemos nuestra mente entrenada para encontrar una salida airosa, si hemos practicado analizando situaciones conflictivas, y preparando un plan compuesto por diversas soluciones para ir descartando las menos eficaces para quedarnos con la más adecuada, seguro que afrontaremos con más acierto las situaciones de estrés.
El pasado jueves habíamos convocado a los padres para realizar la evaluación de centros para la que hemos sido designados. Justo veinte minutos antes de que llegasen, nuestra secretaria y la inspectora de nuestro colegio se percataron  de que la aplicación informática estaba fallando y, que no guardaba los datos, solo descargaba un fichero que luego no podía abrirse. No podíamos desconvocar la reunión, no podíamos utilizar las tabletas, puesto que si no se guardaban las respuestas tendríamos que hacerles venir otro día, y eso supone una gran molestia y una mala imagen , no solo para el Departamento de Educación, también para el propio centro. Enseguida vimos,  que podíamos descargar en formato pdf los cuestionarios. Entramos a ver las preguntas que debían contestar, imprimimos los apartados correspondientes de dichos cuestionarios, e hicimos una copia por cada uno/a de los convocados/as.
Los padres los rellenaron en el papel poniendo su código.Ya no deben volver, no interferimos más en sus obligaciones diarias y salvamos la situación. Gracias a la imaginación, la rapidez y la flexibilidad que demostró nuestra inspectora, que no se volcó en la rigidez del procedimiento, sino que buscó alterar lo menos posible la agenda de la mayoría,  pensando en las personas, la imagen de nuestro colegio quedó de alguna manera protegida y los padres/madres se acercaron más a nosotros/as viéndonos como solucionadores de conflictos y no como rígidos estandartes de la administración. Nos vieron a su lado y no en su contra. Es cierto que ahora me toca a mí pasar los cuestionarios a la plataforma, es cierto que me va a costar un tiempo que podría dedicar a otra cosa, pero creo que al final el balance es muy positivo, la imagen de cercanía compensa el rato que estaré frente a la pantalla al menos así me lo parece.