UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

jueves, 19 de febrero de 2015

100 DÍAS DE COLEGIO

Hoy hemos celebrado en nuestro colegio los 100 días de este curso. Aprovechamos la circunstancia para reflexionar sobre nuestra labor a lo largo de lo que llevamos andado y, lo que es más importante, pensar en lo que nos queda. Pararnos un momento, revisar nuestro errores y aciertos, e insistir en estos últimos sin caer en los primeros. Sobre este tema ha versado el discurso de nuestra directora en la actividad de festejo que hemos tenido sobre el evento.
Todos los años tomamos como referencia un país de habla inglesa como centro de interés sobre el que centrar muchas de las actividades que realizamos como colegio. Este año elegimos a los EEUU y, por ello, nuestra celebración de los 100 Days ha estado inspirada en los desfiles del Mardi Gras de Nueva Orleans
Nos parece muy interesante el tomar un espíritu festivo en nuestras actividades de reflexión. Enlazamos lo festivo con lo educativo, si nuestro lema es la ilusión, también inculcándola a los niños, no podemos pues dejar de aprovechar sus sonrisas.
Sean cuales sean los resultados de los niños/as en estos primeros días del curso, no nos quedamos en castigarnos con lo que hemos hecho mal, todo lo contrario, pensamos que tenemos tiempo para hacerlo mejor, y eso es lo que celebramos en este día. Siempre tenemos una oportunidad para mejorar, eso queremos transmitírselo a los niños/as. No podemos pues sino sonreír. Estamos contentos/as con nuestros alumnos/as, y queremos que ellos estén también contentos con ellos mismos. Uno de los éxitos de nuestro plan de convivencia es conseguir que nuestros alumnos/as aumenten su autoestima, lo intentamos a través de nuestros apoyos emocionales, pero también lo tenemos presente en todas nuestras actividades.
También los docentes aprovechamos este momento para sacar conclusiones, para observar los resultados de todos los programas y las iniciativas que hemos emprendido, y corregir los posibles defectos para intentar sacar un mejor rendimiento. Nos gusta la evaluación, pero sobre todo la que nos juzga a nosotros,  gracias a ella podemos mejorar y ser mejores profesionales. Pero ese es un tema que retomaremos en otra entrada.