UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 26 de enero de 2015

LOS APOYOS DE PROACCIÓN

¿Quién mejor que el maestro/a responsable de un área para apoyar a los alumnos que tienen problema en la adquisición de los estándares? Normalmente, cuando organizamos los apoyos, damos la responsabilidad de reforzar a los alumnos que tienen dificultades en la adquisición de los estándares, a maestros que cuentan con disponibilidad horaria y que realizan ese apoyo una o dos veces a la semana. El conocimiento de esos alumnos por parte del profesor de apoyo es muy reducido y necesita constantemente del feedback del maestro titular. Así la coordinación debe ser continua, constante y por lo tanto difícil. Y debemos añadir, que a pocas guardias que debamos cubrir, el número de apoyos se ve mermado y el conocimiento de las necesidades de los niños/as se dificulta todavía más. Si además queremos que el trabajo de este maestro/a de apoyo sea de un mínimo rendimiento, el grupo de los alumnos/as no puede ser muy numeroso.
Este tipo de trabajo tiene que ser lo más individualizado posible, y el conocimiento de las carencias de los alumnos ayuda mucho en la programación de las tareas necesarias para su progresión curricular.
Nosotros disponemos de estos apoyos, pero también disponemos de los apoyos de proacción. Respondemos a la pregunta con la que he encabezado la entrada. Si hacemos coincidir los horarios de todos los grupos de un curso en las áreas instrumentales, al menos una vez a la semana, la persona que realiza el apoyo, saca a los alumnos más brillantes de los tres grupos a la vez. Este grupo puede ser muy numeroso, no nos importa, no necesitan una atención personalizada. Durante estos apoyos,los niños/as realizan actividades que van más allá del currículo, a través de un centro de interés que deciden trabajar. Pueden ser muy diversos desde la elaboración de un programa de televisión que podemos incluir en nuestro canal de YouTube, hasta un censo y su análisis estadístico de cualquiera de las realidades que nos rodean. Eso sí, no son grupos de altas capacidades, son grupos de alumnos/as que ya han alcanzado algunos estándares que otros deben afianzar, no hay que confundir una cosa con otra, los nuestros pueden ser grupos mucho más numerosos y con una periodicidad mucho menor .
Mientras tanto el profesor/a titular se queda en clase con el resto de los alumnos, repasando los estándares que cree que necesitan un refuerzo porque su adquisición ocasiona dificultades para una mayoría. Como desde el grupo de proacción se van a trabajar estándares para nada imprescindibles, la necesidad de coordinación es menor y, por lo tanto, por aquí también se nos facilita la tarea.
Así que teniendo a todos los alumnos reforzados según sus necesidades curriculares, apoyamos con un  maestro/a a tres grupos a la vez, lo que rentabiliza en grado máximo los recursos del colegio. Y otro factor positivo es su elemento motivador para los niños/as que van a querer acceder en el trimestre siguiente a este grupo de apoyo.
El inconveniente mayor viene dado por la interpretación que hacen los padres de la pertenencia o no de sus hijos/as a estos grupos. Así el primer año de implantación tenemos que explicarlo con gran detenimiento y paciencia, pero en cuanto se ponen en marcha es una dinámica más conocida y compartida por todos.
Nosotros lo implantamos el año pasado en los dos primeros cursos de primaria y, vistos los resultados obtenidos, lo hemos exportado a todos los cursos de primaria.