UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 12 de enero de 2015

LA DILIGENCIA

John Ford dirigió esta magnífica película en el año 1939, John Wayne está soberbio, defendiendo a los viajeros en el ataque que sufren de los apaches. Pero no voy a hablar de cine y mira que me gusta. El blog es sobre organización educativa, y esta debe ser una palabra que tenemos que tener grabada a sangre y fuego. Hemos hablado en otra entrada de la importancia que tiene que se conozca y compartamos lo que hacemos bien, que los padres sepan lo que realizamos en el colegio, estamos trabajando con sus hijos, no podemos olvidarlo. Pero no vale con hacerlo bien, además hay que hacerlo con prontitud y diligentemente. Si yo edito un vídeo sobre el día de Halloween, ya sabéis con todos los niños disfrazados, tan encantadores,  orgullo de sus padres, no puedo presentarlo con dos meses de retraso aunque sea con una gran perfección. Es mejor que no esté tan bien editado pero que sea inmediato, si es el mismo día mejor. Los padres no quieren ver una película como el western que da nombre a la entrada, lo que quieren es emocionarse viendo a sus hijos. De la misma manera si les decimos a los alumnos que vamos a realizar una actividad, o que vamos a dar los resultados de una prueba de evaluación debemos hacerlo también con prontitud. La incertidumbre puede ser utilizada como elemento motivador, si tardamos mucho se puede trocar rápidamente en desinterés,

En la web de la escuela colgamos todas las actividades con la mayor prontitud posible, nos parece básico. Si tardásemos en colgarlas  perderíamos la atención de la comunidad educativa. Estamos en la sociedad de la información, donde una noticia a las dos horas ha pasado a ser historia, lo tenemos clarísimo.

Cuando los maestros participan en un grupo de trabajo y se tarda en compartir la parte del trabajo que presentan o en la que participan, también se desmotivan, por lo tanto compartimos todas las decisiones organizativas del colegio cuanto antes. Los horarios están a disposición de todos en cuanto están ultimados, así todos/as pueden consultarlos bastante antes del uno de septiembre, y lo podemos hacer gracias a los medios informáticos, esa herramienta tan valiosa.También intentamos que los problemas que se nos plantean tengan una solución rápida, aunque después pueda ser modificable. Cuando das una respuesta diligente la persona afectada se siente arropada y eso siempre favorece la confianza y el buen ambiente.

De la misma forma necesitaríamos que la administración hiciese lo mismo con nosotros, no puede ser que nos enteremos de decisiones importantes a partir de la prensa, la diligencia no es solo hacer las cosas rápido, sino notificarlo primero a las personas interesadas para que su compromiso no se diluya, eso es lo que espero de un buen jefe y la administración como ente no me da casi nunca. Diferente es cuando tratas con personas concretas como en el caso de nuestra inspectora, que es la diligencia personificada, y con ella da gusto trabajar, es nuestro John Wayne que protege en el viaje a la diligencia que es el colegio.