UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

jueves, 22 de enero de 2015

¿Empresario o emprendedor?

 La RAE nos da las siguientes definiciones.
Emprendedor, ra.
1. adj. Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas.

 Empresario, ria.
1. m. y f. Persona que por concesión o por contrata ejecuta una obra o explota un servicio público.
2. m. y f. Persona que abre al público y explota un espectáculo o diversión.
3. m. y f. patrono (persona que emplea obreros).
4. m. y f. Titular propietario o directivo de una industria, negocio o empresa.

Últimamente se utilizan como si fuesen sinónimos, bueno no exactamente, se ha desterrado empresario y se utilizan en su lugar emprendedor perdiendo su significado real. Sin duda no todos los empresarios son emprendedores, ni todos los emprendedores son empresarios. En nuestro centro hay un montón de emprendedores/as y todos somos funcionarios/as. Estamos rodeados de buenos/as profesionales que se plantean retos difíciles de conseguir y que sin embargo se llevan a buen puerto. La sexta competencia que enumera  la  LOMCE  reza "Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor" no cita nada que haga referencia a la empresa y, sin embargo, nadie lo tiene claro y todo el mundo lo confunde. En la televisión y la prensa nadie habla ya de empresarios, solo de emprendedores. Hoy en una conferencia a la que he asistido, todo un director general del departamento de educación nos hablaba de la competencia del "sentido empresarial". Si los encargados de desarrollar la ley no definen claro las competencias clave que tenemos que trabajar en la escuela, la sociedad confundirá los términos y se crearán malentendidos que se convertirán más tarde en falsedades que todo el mundo  dará por buenas.
La competencia de emprender es una actitud ante la vida, es saber afrontar los problemas que nos encontraremos sin deprimirnos, es  poner buena cara al mal tiempo. Muchos alumnos brillantes se deprimen ante el primer revés académico y, algunos  de ellos, lo pagan muy caro a lo largo de su vida. Siempre he dicho a los padres que prefiero que mis alumnos tengan algún infortunio  en el colegio. Si se derrumban moralmente estamos allí para amortiguar la caída y enseñarles a rodar .Si la primera vez que se caen están solos, el trompazo puede ser de impresión. Además en la escuela, a través de esta competencia, que es por cierto muy bonita de trabajar, debemos preparar a los niños/as para que entiendan que tener éxito no es ser un Leo Mesi, un Pedro Almodóvar o una Ana Pastor. Tienen que entender que tener éxito es tener ilusión por lo que se hace,  realizar tus actividades de forma honesta, dejándote la piel por hacerlas de la mejor forma posible. Si en este país la imagen del empresario que triunfa, es la del que ha conseguido hacer mucho dinero, no creo que esta confusión de términos ayude en nada a la labor educativa. Así que por favor a partir de ahora llamemos a cada cosa por su nombre, un empresario es un empresario y un emprendedor es un emprendedor. Una persona pueda ser las dos cosas, pero no son dos palabras sinónimas.