UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 15 de diciembre de 2014

EL ORDENADOR: EL MONSTRUO QUE VEN MUCHOS MAESTROS/AS

Hoy vamos a comentar una nueva versión de nuestra falacia favorita: SIEMPRE SE HA HECHO ASÍ. Un grupo importante del colectivo de maestros/as reniegan del uso de la tecnología informática,;esgrimen para ello muy diversas razones: antes no existían y hemos trabajado bien, no me gustan los ordenadores, no quiero que me impongan la forma de trabajar, son herramientas muy impersonales, ¿qué pasa cuando se estropea la herramienta?, y un montón de razones más, alguna muy peregrina. No pensemos que este grupo está compuesto exclusivamente por los docentes más veteranos, a veces los compañeros recién salidos de la escuela de magisterio, utilizan con soltura su móvil, pero no tienen esa facilidad con las PDIs. Esta inseguridad se acrecienta cuando ven que los alumnos/as sí que son capaces de manejarse y además con gran soltura. La solución: negar su uso como si se tratase del diablo.

Pero el tren pasa y puedes subirte o no, esa puede en parte ser una decisión personal, pero lo que no se puede pretender es que el tren se pare porque uno/a no quiere subirse.  Además la administración no nos da otra opción que su uso para la realización de las tareas administrativas, tareas que aunque muchos maestros/as no consideren suyas, forman parte de la labor docente.
Yo siempre les pongo a mis compañeros/as esta imagen: si te tuvieses que operar de menisco y pudieras elegir entre el mejor cirujano del mundo que opera con bisturí, u otro más normalito que realiza la operación con una artroscopia, no lo dudas, te decides por este último. No podemos negar la sociedad en la que vivimos ni las tecnologías que utiliza, no podemos educar con técnicas del XX por muy buenas que fuesen hace treinta años, puesto que la sociedad era muy diferente.
Que conste que no quiero imponer ni mucho menos a los compañeros el uso de las herrmientas informáticas, eso no lleva a ningún lado, quiero que vean su utilidad, que se convezcan en su uso, que vean su utilidad como una herramienta más. Y es muy importante reseñar que no tiene que implicar el desuso de las herramientas  anteriores, sino una renovación y evolución, que no revolución, de nuestras estrategias educativas.
Para ello ya he dicho que nada de imposiciones, siempre la posibilidad de la ayuda, de la motivación en el uso y de la paciencia del responsable TIC. Hay que hacer ver a los compañeros que puede que las TIC sean un monstruo, pero es un monstruo amistoso, de buen corazón, es un Shrek  que nos quiere ayudar. Así que no consiste en desesperarse por parte de nadie, sino todo lo contrario. Hay que entender que las cosas pueden hacerse de otra manera y ver su eficacia educativa.
Soluciones para motivar, nosotros hemos propuesto las píldoras formativas, la formación individualizada, planteando pequeños retos y buscando soluciones conjuntamente entre el asesor TIC y el maestro principiante, y cualquiera que se haga desde una mente abierta y una organización dinámica.